Comentarios

Enero / 2016

La muer­te tie­ne su Signos: lec­tu­ras y tes­ti­mo­nios

Idiel García

Tengo en mis ma­nos el úl­ti­mo nú­me­ro de la re­vis­ta Signos, uno de los más es­pe­ra­dos, y co­no­ci­do en­tre no­so­tros co­mo el «Signos de la muer­te». Recuerdo cuan­do Edelmis me co­men­tó que pre­pa­ra­ban un nú­me­ro de­di­ca­do a la muer­te: «Te voy a en­tre­gar al­gún ma­te­rial», le di­je en esa oca­sión, lue­go mi me­mo­ria, la vi­da co­ti­dia­na, y la tre­men­da do­sis de des­pis­te que siem­pre me go­bier­na, des­pla­za­ron la rea­li­za­ción del tra­ba­jo. Y re­sul­ta que aho­ra ten­go en mis ma­nos es­te nú­me­ro de la ya clá­si­ca re­vis­ta, y sien­to una en­vi­dia tre­men­da de quié­nes en es­ta oca­sión for­man par­te de los ele­gi­dos.

Y es aquí don­de en reali­dad co­mien­za es­ta pre­sen­ta­ción.

Septiembre / 2015

Signos: un pa­ja­rra­co ecu­mé­ni­co y an­tim­pe­ria­lis­ta

Dean Luis Reyes

¿Cómo se ha­ce pa­ra man­te­ner vi­va una re­vis­ta co­mo Signos, ca­si me­dio si­glo des­pués de su in­ven­ción? Cuando di­go vi­va quie­ro de­cir vi­tal, ne­ce­sa­ria. Súmese a la lis­ta de ad­je­ti­vos los de ex­tra­ña, ra­ra, úni­ca de su ti­po en Cuba.

Esa per­sis­ten­cia de co­sa dis­tin­ta ha he­cho de Signos lo que es. Su crea­dor, Samuel Feijóo, con­ci­bió a tra­vés de ella una res­pues­ta ra­di­cal a su ab­sur­da ex­pul­sión de la Universidad Central de Las Villas “Marta Abreu” y co­mo di­rec­tor de Islas, re­vis­ta que fun­da­ra y di­ri­gie­ra a par­tir de 1958 co­mo par­te de su tra­ba­jo al fren­te del Departamento de Estudios Folclóricos y Publicaciones de esa ins­ti­tu­ción do­cen­te.

Julio / 2014

Signos 68, gra­ta al pa­la­dar

Yamil Díaz

El ron, si se con­sume en dema­sía, pue­de que da­ñe la sa­lud. Pero lo mis­mo di­cen so­bre el se­xo y la car­ne de res. Así que us­ted de­be dar agua al do­mi­nó, des­ta­par la bote­lla, echar un cho­rro a los del la­do de allá y deci­dirse a embo­rra­char su cora­zón pa­ra olvi­dar… ya sa­be. Esta­ría bien al­gún bo­le­ro, que vie­ne sien­do esa pe­que­ña bio­gra­fía que he­mos vi­vi­do to­dos, por­que la tro­va si no es con tra­go, mi­ra, se tra­ba. Y al fi­nal de la no­che, se le in­vi­ta tam­bién a des­cor­char el más re­cien­te nú­me­ro de Sig­nos.

Desde que apa­re­ció en 1969, tan sin­gu­lar re­vis­ta ha es­ta­do aten­ta a to­da expre­sión de la cul­tura popu­lar. Ha si­do, en ma­nos de Samuel Fei­joo y de sus here­de­ros inte­lec­tua­les, una fir­me tri­buna pa­ra el hom­bre de a pie.

Signos pa­ra una Parranda: re­fle­xio­nes y pro­pues­tas pa­ra alar­gar el te­ma

Ernesto Miguel Fleites

El hom­bre de la ca­lle es, sin du­das, la per­sona que más nos in­quie­ta a quie­nes inves­ti­ga­mos y escri­bi­mos so­bre el fol­clor y la cul­tura de los pue­blos y Manuel Mar­tí­nez Casa­nova lo de­ja cla­ro en su ar­tícu­lo “La con­fron­ta­ción diver­tida y mu­cho más”, cuan­do di­ce que “las fies­tas popu­la­res tra­di­cio­na­les resul­tan siem­pre una de las for­mas más sig­ni­fi­ca­ti­vas de la expre­sión del al­ma de los pue­blos”.

La Parranda de la re­gión cen­tral del país no es­ca­pa a es­ta defi­ni­ción. El al­ma del parran­dero, ese en­te del popu­la­cho cu­ba­no que vi­ve y se des­vive por ella,es diver­tida y mu­cho más.

Marzo / 2014

La re­vis­ta Signos en el cen­te­na­rio de Samuel Feijóo

Virgen Gutiérrez

 Este 2014 se cum­plen 45 años de la fun­da­ción de la re­vis­ta Signos por Samuel Feijóo, de quien tam­bién es­ta­mos con­me­mo­ran­do el pri­mer cen­te­na­rio de su na­ta­li­cio.

Aprovechando la pre­sen­cia de los vi­lla­cla­re­ños Arnaldo Toledo, Edelmis Anoceto y Alejandro Batista en la sa­la Martínez Villena de la UNEAC, don­de se hi­zo la pre­sen­ta­ción de los nú­me­ros 64 y 65 de esa re­vis­ta, en no­viem­bre de 2013,  tu­ve la opor­tu­ni­dad de en­tre­vis­tar a es­tos per­so­na­jes que han tra­ba­ja­do pa­ra que si­ga vi­va esa pu­bli­ca­ción de la cual fue al­ma y guía Samuel Feijóo.

 Con el di­rec­tor de la Revista Signos  Arnaldo Toledo.

Virgen Gutiérrez: Toledo, ¿des­de cuán­do di­ri­ge la re­vis­ta Signos y cuén­te­me si han con­ti­nua­do den­tro de la lí­nea mar­ca­da por Feijóo?

Febrero / 2014

Ricardo Rive­rón Rojas. 

Quien desee cono­cer, en su dimen­sión más inte­gral, a ese ca­si inabar­ca­ble crea­dor que fue Samuel Fei­joo, que se acer­que a las pági­nas del nú­me­ro 67 de la re­vis­ta Sig­nos, y ha­lla­rá en ellasuna car­ta de nave­ga­ción de agu­da proa. De la per­so­na­li­dad de Fei­joo, se ha sobre­di­men­sio­nado con in­jus­ta mio­pía lo que tie­ne que ver con su espí­ritu ico­no­clasta, su acti­tud anti­pose inte­lec­tua­loide; tam­bién con lo cho­ca­rrero, dis­cor­dante, y a ve­ces has­ta pro­caz y dis­pa­ra­tado. Hacia una espe­cie de lim­bo nebli­noso ha ido des­pla­zán­dose la ima­gen del hom­bre que amó y can­tó, co­mo po­cos en el si­glo xx, al pai­saje cu­ba­no, a las no­bles y sa­bias bes­tias, a las gran­de­zas y mise­rias del ser hu­ma­no.

En es­te nú­me­ro, efi­caz­mente orga­ni­zado por face­tas, encon­tra­mos: “Pro­sas”, “Poe­mas y pen­sa­mien­tos”, “Afo­ris­mos”, “Corres­pon­den­cia”, “Dibu­jos”, “Perio­dismo”, “Cuen­tos”, “Etno­lo­gía y fol­clor”, “Poe­sía”, “Crí­tica”, “Humor”, has­ta a sus pági­nas fina­les, don­de se cie­rra el volu­men con una deta­llada “Cro­no­lo­gía”. Desde de to­dos esos ángu­los, si he­mos leí­do con aten­ción has­ta úl­ti­ma pá­gi­na, podre­mos rein­ter­pre­tar con luci­dez la poé­tica to­tal de Feijoo.

Alpidio Alonso Grau

Los lec­to­res que ama­mos la obra de Samuel Fei­jóo debe­mos agra­de­cerle a la Feria Inter­na­cio­nal del Libro la posi­bi­li­dad de po­der cele­brar el cen­te­na­rio del poe­ta co­mo par­te de su pro­grama de acti­vi­da­des; esce­na­rio que per­mite redi­men­sio­nar el al­can­ce del home­naje que me­re­ce es­ta gran fi­gu­ra de nues­tra lite­ra­tura y nues­tra cul­tura to­da.

Bien mira­das las co­sas, po­cas ve­ces re­sul­tó tan per­ti­nente cele­brar en un espa­cio co­mo el que pro­pi­cia es­ta Feria, ani­mada por un espí­ritu en ver­dad popu­lar  —que des­de su pro­pio di­se­ño reivin­dica esa con­di­ción de fies­ta com­par­tida, li­bre de cual­quier ti­po de  eli­tismo que pue­da ale­jarla de esa rai­gam­bre de pue­blo que la dis­tin­gue de even­tos simi­la­res en otras par­tes del mun­do—, el Cen­te­na­rio de un poe­ta, de un gran ar­tis­ta, cu­yo le­ga­do des­cansa jus­to en ese víncu­lo, y cu­yos des­cu­bri­mien­tos en el or­den inte­lec­tual son el fru­to de una rela­ción abso­lu­ta­mente orgá­nica con el ge­nio crea­dor del pue­blo, al­go que él, aca­so co­mo na­die, su­po ver.

Luis Machado Ordext 

El perio­dismo dis­perso del antro­pó­logo y publi­cista Samuel Fei­jóo Rodrí­guez, es sor­pre­sivo, con­tex­tual, anto­ló­gico y de adver­ten­cias. Algu­nos crí­ti­cos lo apre­cian ale­jado en el tiem­po por las fe­chas o los me­dios de pren­sa en que apa­re­cie­ron, y a ve­ces se desen­tien­den de sus estu­dios crí­ti­cos, in­clu­so has­ta de va­lo­ra­cio­nes.

Una mi­ra­da ha­cia el edi­tor, el ani­ma­dor cul­tu­ral, o el fun­da­dor de revis­tas anto­ló­gi­cas –Islas ySig­nos–, y del poe­ta y el fol­klo­rista, aplas­ta cier­ta valo­ra­ción de aque­llos pri­me­ros tex­tos que escri­bió pa­ra los rota­ti­vos El MundoJuven­tud Nacio­na­listaBohe­miaCar­te­lesOrí­ge­nes, y Rum­bos, el perió­dico diri­gido por Lafont en su na­tal San Juan de los Yeras, allá en el úl­ti­mo lus­tro de los años 30 del pa­sa­do si­glo.

Octubre / 2013

Rebeca Murga

Según Onelio Jorge Cardoso, nues­tro cuen­te­ro ma­yor, “Juan [Candela] sa­ca­ba la pa­la­bra del sa­co de pa­la­bras su­yas, la ata­ba en el ai­re con un ges­to y aque­llo cau­ti­va­ba, ador­me­cía”.

Como Juan Candela, ca­paz de hun­dir la ma­no en su sa­co de pa­la­bras y sol­tar al vien­to la pa­la­bra exac­ta y vi­va, era Feijóo, quien des­de el año 1969 an­da­ba en bus­ca de la ex­pre­sión de los pue­blos y de la con­fluen­cia en las pá­gi­nas de su re­vis­ta Signos “de nu­me­ro­sos in­tere­ses de vi­da, a ve­ces opues­tos en sus afir­ma­cio­nes, con el so­lo fin de ser­vir al pro­gre­so cul­tu­ral de un mo­do di­rec­to y ver­da­de­ro, sin ca­pi­llis­mo ni ce­rra­zón dog­má­ti­ca. Otra co­sa no ten­dría no­ble sig­ni­fi­ca­ción ni ser­vi­ría de ve­ras”.

Agosto / 2013

Ricardo Riverón Rojas

Esta vez en­fo­ca­da so­bre el fol­clor ur­ba­no, la re­vis­ta Signos pu­so en cir­cu­la­ción su nú­me­ro 64. Desde que en 1969 Samuel Feijóo die­ra ini­cio a su sin­gu­lar co­lec­ción, pe­se a que la pu­bli­ca­ción tra­ta­ra acon­te­ce­res ori­gi­na­dos en ciu­da­des y pue­blos —co­mo en el ca­so de las pa­rran­das, que en va­rias lo­ca­cio­nes de la zo­na cen­tro nor­te de Cuba se ce­le­bran— nun­ca se ha­bía in­te­gra­do un nú­me­ro mo­no­te­má­ti­co so­bre esos fe­nó­me­nos so­cio­cul­tu­ra­les que, con no­ta­ble mu­ta­bi­li­dad, se van con­fi­gu­ran­do en el acon­te­cer de las ciu­da­des. La re­vis­ta siem­pre abar­có, con más asi­dui­dad, el ám­bi­to ru­ral.

Septiembre / 2012

Otilio Carvajal

El día que Edel­mis Anoceto me pi­dió que pre­sen­tara el nú­me­ro 63 de Sig­nos que ver­saba so­bre ero­tismo, se­xo y re­la­jo, re­cor­dé de inme­diato a la pri­mera «lechon­cita» cana­diense que co­no­cí en mi vi­da. Era un pri­mor.

Para enton­ces los mucha­chos del ba­rrio está­ba­mos can­sa­dos de las puer­cas ne­gras y apes­to­sas que nos lle­na­ban la ma­ca­na de san­co­cho, y ya nos cos­taba el via­je has­ta los corra­les de la Policía.

Agosto / 2012

Yamirka Rodrí­guez Guerra

El espa­cio ga­na­do por el ar­te popu­lar en el con­texto de la plás­tica villa­cla­reña des­de prin­ci­pios de la dé­ca­da del no­ven­ta del pa­sa­do si­glo has­ta hoy, tie­ne sus ini­cios en el um­bral de los años se­sen­ta y se encuen­tra estre­cha­mente rela­cio­nado con dos figu­ras esen­cia­les, Samuel Fei­jóo y José Seoane Gallo…

Julio / 2012

Virgen Gutiérrez

Para ade­lan­tar­se a su cum­plea­ños 43 la re­vis­ta Signos —fun­da­da en 1969 por Samuel Feijoo— pre­pa­ró un nú­me­ro ex­tra­or­di­na­rio, no por su­pe­rar su can­ti­dad de pá­gi­nas ha­bi­tua­les —cien­to cin­cuen­ta y seis—, si no por la osa­día de la te­má­ti­ca abar­ca­da en es­te nú­me­ro 63 co­rres­pon­dien­te a los me­ses enero-junio del pa­sa­do año. Y di­go osa­día por­que no es co­mún que una pu­bli­ca­ción “res­pe­ta­ble” se atre­va a re­unir en su cor­pus tex­tos cla­si­fi­ca­dos co­mo “se­xo pi­can­te y re­la­jo”.

Enero / 2012

Bárbara Yera León

Siguiendo el es­pí­ri­tu de quien fue­ra su ini­cia­dor, Samuel Feijóo, ha con­ti­nua­do la re­vis­ta Signos, que no por con­tar con más de cua­tro dé­ca­das ha per­di­do su fres­cu­ra y ac­tua­li­dad. La pal­pi­tan­te épo­ca pos­mo­der­na ha re­vi­ta­li­za­do lo que al pa­re­cer sue­le ser an­ti­cua­do y ca­du­co; es por ello que Signos se man­tie­ne fla­gran­te co­mo en sus prin­ci­pios, per­si­guien­do a la ma­ne­ra de un buen ca­za­dor la ora­li­dad y los ri­tos, to­mán­do­los des­de sus pro­pias esen­cias, yen­do in­clu­so allí don­de aún per­ma­ne­cen…

Mayo / 2011

Virgilio López Lemus

La Sociedad Económica Amigos del País cum­ple hoy una de sus fun­cio­nes más an­ti­guas: la de la pro­mo­ción y el re­co­no­ci­mien­to de la cul­tu­ra na­cio­nal cu­ba­na, y en es­pe­cial den­tro de ella la poe­sía, cu­yo desa­rro­llo inin­te­rrum­pi­do des­de fi­na­les del si­glo XVIII, for­ma una tra­di­ción po­co más que bi­cen­te­na­ria. Esa tra­di­ción y el pro­pio sur­gi­mien­to de la Sociedad Económica Amigos del País, son per­fec­tos coe­tá­neos…

Alpidio Alonso Grau

Quiero, muy bre­ve­men­te, ex­pre­sar al­gu­nas ideas:

Primero, agra­de­cer a la Sociedad Económica de Amigos del País y a los or­ga­ni­za­do­res de es­te pre­mio el ha­ber to­ma­do en cuen­ta mi tra­ba­jo den­tro de la poe­sía pa­ra hon­rar­me con un ga­lar­dón que lle­va el nom­bre de uno de los poe­tas cu­ba­nos que más ad­mi­ro. Al pro­pio tiem­po, es pa­ra mí una gran sa­tis­fac­ción re­ci­bir es­te pre­mio de par­te de una ins­ti­tu­ción de tan­to pres­ti­gio, cu­ya la­bor se­cu­lar den­tro de nues­tra cul­tu­ra es­tá aso­cia­da a la de­fen­sa y el fo­men­to de va­lo­res que cons­ti­tu­yen esen­cia de nues­tro ser na­cio­nal, mu­cho más cuan­do se cum­ple hoy otro aniver­sa­rio de Felipe Poey que, aun­que no sue­le de­cir­se, fue, ade­más de un gran cien­tí­fi­co, un no­ta­ble poe­ta…

Febrero / 2011

Dulcila Cañizares

René Batista Moreno (Camajuaní, 1941-2010) fue un se­gui­dor y fiel ami­go de Samuel Feijóo, in­fa­ti­gla­ble in­ves­ti­ga­dor del fol­clor cam­pe­si­no. Pero René, con su ol­fa­to gua­ji­ro, sa­bía con cer­te­za ha­cia dón­de en­rum­bar sus pa­sos, ya que, ade­más, co­no­cía la zo­na de Camajuaní, Vueltas, Remedios y los al­re­de­do­res des­de pe­que­ño…

Alejandro Batista López

No me sen­tí ver­da­de­ra­men­te iden­ti­fi­ca­do con la esen­cia del nue­vo li­bro has­ta que des­cu­brí la au­tén­ti­ca ca­li­dad que te­nían unas vie­jas gra­ba­cio­nes, to­da­vía en cin­tas mag­ne­to­fó­ni­cas que mi pa­dre sa­có del ca­jón de sus me­mo­rias. Nos pa­sa­mos va­rios días es­cu­chan­do las cin­tas, re­vi­san­do las trans­crip­cio­nes des­cu­bri­mos las le­tras es­cri­tas en aquel pa­pel ama­ri­llen­to de los años 60. Muy bien or­de­na­das, man­te­nían el cau­dal de in­for­ma­ción pa­ra el que se con­ci­bie­ron…

Noviembre / 2010

Silvia Padrón Jomet

He leí­do con pla­cer la Signos en su me­dia­nía de edad. Entre ar­te, ta­re­cos y ar­ti­lu­gios asom­bra por su ri­que­za ex­pre­si­va, lo he­te­ro­gé­neo de su poé­ti­ca y un hon­do pen­sar don­de se com­bi­na una mul­ti­pli­ci­dad de en­fo­ques de gé­ne­ro, ge­ne­ra­cio­nes, dis­ci­pli­nas, cro­no­to­pos. El tex­to co­mo sig­no co­mu­ni­ca­ti­vo se ex­pan­de en to­da su ple­ni­tud: es­cri­tu­ra e ima­gen ar­mo­nio­sa­men­te al al­can­ce de to­dos…

Julio / 2010

Pedro Llanes

Samuel Feijóo. Poética ru­ral en Cuba de Silvia Padrón Jomet (Publicado por el Instituto de la Cultura Cubana Juan Marinello, La Habana, 2005, con el tí­tu­lo de La di­men­sión cul­tu­ral de Samuel Feijóo) abre su her­me­néu­ti­ca y sus es­tra­te­gias so­bre la ope­ra om­nia del au­tor de «Faz», con una nue­va di­rec­triz de su pen­sa­mien­to. La in­ves­ti­ga­do­ra Padrón Jomet, re­co­no­ci­da edi­to­ra y au­to­ra de li­bros co­mo: Gerardo Castellanos, agen­te se­cre­to de José Martí; Joaquín Díaz Marrero, un gua­ji­ro que pen­só en dé­ci­ma, ade­más de ar­tícu­los y en­sa­yos pu­bli­ca­dos en in­nu­me­ra­bles re­vis­tas. Samuel Feijóo. Poética… es­tá es­truc­tu­ra­da en cin­co cues­tio­nes tó­pi­cas, in­tro­duc­ción, epí­lo­go y bi­blio­gra­fía y re­sul­ta has­ta el mo­men­to el pri­mer es­tu­dio or­gá­ni­co he­cho en Cuba so­bre las com­ple­jas ideas cul­tu­ra­les del in­te­lec­tual…

2009

Silvia Padrón Jomet

Es pro­ba­ble que to­da­vía hoy Samuel Feijóo (1914-1992)  sea con­si­de­ra­do el per­so­na­je más ex­tra­ño de  la in­te­lec­tua­li­dad cu­ba­na del XX, su diá­lo­go con lo pe­ri­fé­ri­co fue  ex­tre­ma­da­men­te fa­ti­go­so pa­ra él –y tam­bién pa­ra no­so­tros–,  es­to lo man­tu­vo fiel a una re­sis­ten­cia sin lí­mi­tes ha­cia to­dos los me­ca­nis­mos del dis­cur­so ofi­cial. También exis­te mu­cho pre­jui­cio y des­co­no­ci­mien­to al­re­de­dor de su obra que no  ha lle­ga­do has­ta no­so­tros «or­de­na­da» pues el crea­dor con­si­de­ró  que no era esa su mi­sión en es­te mun­do.