Galería

GALERÍA

Dibujos de Samuel Feijóo | Pinturas de Samuel Feijóo |  Cubiertas de la re­vis­ta Signos |  Filmografía

Dibujos de Samuel Feijóo

Samuel Feijóo so­lía ilus­trar sus li­bros y la re­vis­ta Signos con di­bu­jos es­pon­tá­neos, tí­pi­cos de su ima­gi­ne­ría y re­pre­sen­ta­ti­vos de una es­té­ti­ca que reunió a no­ta­bles di­bu­jan­tes po­pu­la­res en el gru­po Signos. Su ór­bi­ta per­vi­ve.

 DIBUJOS DE SAMUEL FEIJÓO

[Samuel Feijóo] no so­la­men­te ha des­cu­bier­to y pro­mo­vi­do lo me­jor de la crea­ción ar­tís­ti­ca del pue­blo, si­no que tam­bién se ha nu­tri­do de ella pa­ra ha­cer su pro­pia obra. Feijóo no es de ese ti­po de “ar­tis­ta po­pu­lar” –el tér­mi­no es am­bi­guo y se pres­ta a la ma­ni­pu­la­ción, a di­ver­sas in­ter­pre­ta­cio­nes– que eje­cu­ta sus obras en for­ma es­pon­tá­nea, ais­la­da, ca­si al azar, si­no del ti­po que sa­be ob­ser­var, ca­lar y apre­sar esen­cias po­pu­la­res y tras su abs­trac­ción plas­mar­las a tra­vés de mo­dos cul­tos –y a ve­ces muy mo­der­nos y de úl­ti­ma ho­ra.

[…]

El hu­mor y la sá­ti­ra son dos com­po­nen­tes en to­da la obra –li­te­ra­ria y plás­ti­ca– de Feijóo. Por eso, en más de una oca­sión, nos ve­mos en tran­ces di­fí­ci­les cuan­do de dis­cer­nir en­tre un di­bu­jo o una pin­tu­ra de una ca­ri­ca­tu­ra se tra­ta.

Para ha­cer mu­chas de sus ca­ri­ca­tu­ras o di­bu­jos hu­mo­rís­ti­cos Feijóo ape­la al tex­to poé­ti­co, ya sea de ca­rác­ter po­pu­lar o cul­to, tra­di­cio­nal, mo­der­no o in­ven­ta­do por él; no se in­hi­be de po­ner pa­la­bras que en otros con­tex­tos se­rían vul­ga­res, y tam­bién gro­se­ras: la ma­gia de su can­do­ro­sa in­ge­nui­dad las li­be­ra de ese las­tre y pro­vo­ca, de en­tra­da, una am­plia son­ri­sa.

Los te­mas más co­mu­nes, los blan­cos de su sá­ti­ra, son: los enemi­gos del país (ex­ter­nos e in­ter­nos), los bu­ró­cra­tas –de la cul­tu­ra: los “cro­que­te­ros”–, los me­dio­cres, los arri­bis­tas, los [aca­de­mi­cis­tas], los adu­la­do­res, los co­lo­ni­za­dos cul­tu­ral­men­te…, en fin, lo que él lla­ma “es­co­ria psí­qui­ca”. ¡Abajo el den­gue men­tal!: es­te fue uno de sus úl­ti­mos le­mas.

Hay un sec­tor de la po­bla­ción –el que se cree cul­to– que re­cha­za de pla­no el ar­te pic­tó­ri­co de Feijóo por­que con­si­de­ra que “eso lo pue­de ha­cer has­ta un ni­ño de bra­zos”. La sim­pli­ci­dad de las lí­neas, la “re­la­ti­va in­ge­nui­dad” de lo plan­te­ado, el pa­re­cer hi­jos de un arran­que emo­cio­nal (im­pre­vis­to), la tor­pe­za del di­bu­jo, ha­cen pen­sar al hom­bre de pu­pi­la do­mes­ti­ca­da y men­te ce­rra­da, que es­tá en pre­sen­cia de al­go sin va­lor.

Hay que po­seer ca­pa­ci­dad de ob­ser­va­ción –lo del ta­len­to es con­di­ción si­ne qua non– pa­ra ha­cer esos di­bu­jos que con bre­ves y po­cos tra­zos atra­pan la pos­tu­ra ca­rac­te­rís­ti­ca de un ani­mal o de una per­so­na, lo ele­men­tal de un pai­sa­je, la su­ge­ren­cia de un re­cor­te de pe­rió­di­co, de una fo­to­gra­fía, de una vie­ja vi­ñe­ta o de una man­cha… pe­ro so­bre to­do mu­cha ca­pa­ci­dad de ima­gi­na­ción.

El pai­sa­je ru­ral es uno de los gé­ne­ros –o me­jor, “va­rie­dad ge­né­ri­ca”– prin­ci­pa­les y cons­tan­tes en la obra plás­ti­ca de Samuel Feijóo. Los di­bu­jos que atra­pan el pai­sa­je cu­ba­no y he­chos en la dé­ca­da del cua­ren­ta, se ca­rac­te­ri­zan por su en­ma­ra­ña­da (la­be­rín­ti­ca) cons­truc­ción y por la uni­fi­ca­ción del con­jun­to me­dian­te el tra­zo frag­men­ta­do, cor­to, on­du­lan­te, ho­mo­gé­neo; y el “pun­teo” uni­for­me. Hay una es­truc­tu­ra prin­ci­pal que ver­te­bra la com­po­si­ción; a pri­me­ra vis­ta no se per­ci­be –a pe­sar de su di­bu­jo pre­ci­so– por­que se in­te­gra, a tra­vés del tra­zo, con los ele­men­tos se­cun­da­rios. […] La flo­ra y la fau­na, las vi­vien­das, has­ta el mis­mo hom­bre, se vi­sua­li­zan con cla­ri­dad y res­pe­tan, en mu­cho, sus pro­por­cio­nes.

[…] Ya pa­ra el pri­mer lus­tro de los años cin­cuen­ta el di­bu­jo co­mien­za a ha­cer­se más vi­go­ro­so; hay tra­zos grue­sos que de­fi­nen las fi­gu­ras prin­ci­pa­les co­mo si fue­ran un vi­tral. La com­po­si­ción no su­fre va­ria­cio­nes no­ta­bles y per­ma­ne­cen los tra­zos cor­tos y on­du­lan­tes, así co­mo el “pun­teo”. […] La lí­nea tí­pi­ca de los años an­te­rio­res no se desecha to­tal­men­te.

[…]

Algo que dis­tin­gui­rá el ar­te plás­ti­co de Feijóo des­pués de 1960 se­rá la to­tal “li­be­ra­ción del ges­to” que ca­si lle­ga al sig­no abs­trac­to en no po­cas oca­sio­nes, sin per­der, en nin­gún mo­men­to su “sen­ti­do te­rre­nal”.

[…]

Hay mo­men­tos que vis­lum­bran el di­na­mis­mo des­bor­dan­te que ca­rac­te­ri­za lo he­cho en los 70 y 80, y cuan­do a fi­na­les de [es­ta úl­ti­ma] dé­ca­da apa­re­cen tex­tos in­ser­ta­dos en la obra, se mar­ca­rá el ini­cio de una lí­nea que irá “in cres­cen­do” has­ta iden­ti­fi­car el úl­ti­mo mo­men­to plás­ti­co de nues­tro ami­go Feijóo.

[José Luis Rodríguez de Armas, “Descubriendo si­len­cios de fi­ní­si­ma con­di­ción”, Signos 36, 1988].