Posts Tagged ‘Samuel Feijóo’

Premio Ser Fiel 2017

Friday, April 7th, 2017
Entrega del Premio Ser Fiel en homenaje a Samuel Feijoo

Jorge Ángel Hernández Pérez al recibir el Premio Ser Fiel 2017. A su lado, Susel García Mena, presidenta del Centro Provincial del Libro y la Literatura de Villa Clara. (Foto: Ismary López).

Premio Ser Fiel para seguidor de Samuel Feijóo

ACN

El premio Ser Fiel, galardón que otorga el Centro Provincial del Libro y la Literatura en Villa Clara se entregó, en ocasión del natalicio de Samuel Feijóo, al escritor y poeta Jorge Ángel Hernández Pérez, como parte de las acciones de la XXVI Feria Internacional del Libro.

Cuando se cumplieran 103 años del nacimiento del gran folclorista villaclareño, el jurado, integrado por Marta Anido, Ricardo Riverón y Ricardo Reyes, decidió reconocer a Hernández Pérez porque en su trabajo como cuentista, y ensayista se reivindican los códigos de la cultura popular que defendiera Feijóo.

A decir del autor del patio Geovannys Manso, Hernández Pérez se erige como un ser en suma laborioso que ha forjado una obra de la poesía al cuento, de la novela al ensayo artístico, del periodismo a los estudios semióticos, siempre con una mirada sociológica de la cultura cubana.

Jorge Ángel Hernández Pérez, ha estado relacionado con la fundación de talleres literarios en el territorio villaclareño, fundador y director de la revista Umbral hasta 2005; su obra ha sido incluida en varias antologías.

El Premio Ser Fiel se otorga en cada edición de la Feria del Libro en la central región a una persona de reconocida trayectoria en cualesquiera de las facetas que cultivó Feijóo como editor, investigador, promotor, escritor, fotógrafo, dibujante y poeta.

Fuente: cmhw.cu

Premio Colateral 2016 de la revista Signos

Thursday, March 24th, 2016
Energía, obra de Aida Ida Morales.

Energía, obra de la artista popular Aida Ida Morales, ganadora del Premio Colateral 2016 de la revista Signos.

La revista Signos entrega su Premio Colateral a la artista Aida Ida Morales

El Premio Colateral de la Revista Signos se le otorgó a la artista Aida Ida Morales, autora de una extensa y valiosa obra de arte popular, y figura histórica del emblemático grupo homónimo fundado por Samuel Feijóo.

Este reconocimiento fue entregado durante la celebración del XXII Salón Territorial de Arte Popular, en Santa Clara, donde fueron presentadas también obras de Cienfuegos y Sancti Spíritus. El director de la revista Signos, Arnaldo L. Toledo Chuchundegui, leyó el acta de premiación. (Fotos: Alejandro Batista López).

ACTA

En correspondencia con el perfil de la revista Signos de alentar la auténtica creación popular y al mismo tiempo aquella más profesional, que se nutre de las hondas raíces del pueblo y las devuelve reelaboradas libremente, hemos apreciado con gusto el conjunto de obras presentadas a este XXII Salón Territorial de Arte Popular, entre las cuales resalta la titulada Energía, de la artista Aida Ida Morales. Es precisamente en esta pintura que hemos creído ver, reunidas de modo magistral, las cualidades antes expresadas.

La pieza se distingue por una composición que a la vez que equilibrada y ceñida, posee dinamismo interno y fuerza expansiva, y recrea con libertad fantasiosa una rica fauna y vegetación que sin duda es un homenaje a aquel universo creativo que desató Samuel Feijóo y que ha sido una profunda tradición de nuestra publicación.

En consecuencia, otorgamos el Premio Colateral de Signos a esta obra, felicitamos a la autora y nos felicitamos todos pro sentirnos enriquecidos con este ensanchamiento de nuestra visión que nuevamente nos regala la reconocida artista.

Dado en Santa Clara, a los 23 días del mes de marzo de 2016.

Arnaldo L. Toledo.
Director.
Revista Signos.

Edelmis Anoceto.
Editor.
Revista Signos.

Arnaldo Toledo, director de la revista Signos.

Arnaldo Toledo Chuchundegui, director de la revista Signos, lee el acta de premiación.

45 Aniversario de la revista Signos

Tuesday, April 7th, 2015

Cubierta del número 67 de la revista Signos. Dibujo de Samuel Feijoo

Revista Signos en La Habana

La revista cultural Signos, en su 45 aniversario, visita La Habana durante los días 8 y 9 de abril. Fundada y dirigida por uno de nuestros más renombrados intelectuales, Samuel Feijoo,  en 1969, Signos mantiene un perfil de originalidad literaria y plástica, labor intencionada por su creador, desde el contexto literario-periodístico de la época y que indudablemente está presente en su obra.

La visita de esta publicación a la capital, concierne un conjunto de actividades promocionales en diferentes instituciones docentes y de la cultura como las librerías La Moderna Poesía y “Fayad Jamís”, la facultad de Comunicación Social de la Universidad de la Habana, la Fundación Ludwid, la Casa del Alba y el Museo del Ron. En estas dos jornadas los lectores de Signos pueden adquirir las últimas cuatro entregas de la publicación en sus nueve lustros de existencia: los números 66, «Parrandeando», 67, «Feijóo x Feijóo», 68, «Sondeo del ron cubano» y el 69, «3 villas / 500 años».

Programa

Librería La Moderna Poesía, día 8, 10:00 am, presentación y venta de los números 66, «Parrandeando», 67, «Feijóo x Feijóo», 68, «Sondeo del ron cubano» y el 69, «3 villas / 500 años».

Facultad de Comunicación Social, día 8, 2:00 pm, presentación y venta del número 67, «Feijóo x Feijóo», y el número 69, «3 villas / 500 años».

Fundación Ludwid, día 8, 5:00 pm, presentación y venta del número 66, «Parrandeando».

Museo del Ron, día 9, 2:00 pm, presentación y venta del número 68, «Sondeo del ron cubano».

Librería Fayad Jamís, día 9; 4: 00 pm, presentación y venta de los números 66, «Parrandeando», 67 «Feijóo x Feijóo», 68 «Sondeo del ron cubano» y el 69 «3 villas / 500 años».

Las presentaciones están a cargo de Edelmis Anoceto y Alejandro Batista, editor y coordinador de la revista respectivamente.

Local de Signos: el espacio de la cultura popular cubana

Friday, February 13th, 2015
Reapertura de la sede historia de Signos

Colaboradores de la revista Signos y público en general asistieron al evento de reapertura en la biblioteca “Martí”, ciudad de Santa Clara.

Reabren la sede histórica de Signos

La sede de la revista Signos, ubicada el los altos de de la Biblioteca Provincial “Martí”, quedo reabierta el pasado 12 de febrero, después de diez años de cierre. La cinta inaugural fue cortada por Haydée Monteagudo, primera secretaria que tuvo el destacado intelectual Samuel Feijóo, fundador de la revista. En la ocasión se estrenó el documental Signos de Feijóo, del realizador Raúl Marchena. La publicación mantiene sus datos de contacto. Esperamos el apoyo de los amigos de la revista, las puertas están abiertas para las futuras colaboraciones.

Arnaldo Toledo, director de la revista Signos.

Arnaldo Toledo, director de Signos, lee las palabras de inauguración .

Haidée Monteagudo, secretaria de Samuel Feijóo.

Haidée Monteagudo, primera secretaria de Samuel Fejióo, asiste al evento.

Aniversario 45 de la revista Signos

Friday, November 21st, 2014
Colectivo editorial de la revista Signos en el aniversario 45 de la publicación.

Colectivo de la revista Signos: (De izquierda a derecha) Alejandro Batista, promotor; Edelmis Anoceto, editor; Arnaldo Toledo, director y Marvelys Marrero, diseñadora. (Foto: Francisnet Díaz).

De treinta cajas a cientos de amigos

El pintor Ramón Rodríguez Limonte aún guarda en su memoria aquel día de noviembre de 1969, cuando Samuel Feijóo lo buscó para, entre ambos, subir hasta el segundo piso de la Biblioteca Provincial Martí, de Santa Clara, las 30 cajas llenas de ejemplares del primer número de la entonces desconocida revista Signos.

Más de cuatro décadas han transcurrido de ese instante en que la publicación, Premio Internacional Fernando Ortiz 2011, comenzó a recoger dentro de sí lo más autóctono de la cultura popular cubana. Contra viento y marea, la revista feijoseana se ha mantenido firme a través de los años para atrapar «la expresión de los pueblos», esencia que la distingue.

Por ello, este miércoles, en la actividad Arte Soy —dedicada a resaltar a personalidades, proyectos e instituciones que aportan al desarrollo y salvaguarda de la cultura—, decenas de amigos de «Signos» acudieron hasta la Sala de Lectura de la Biblioteca para expresarle admiración, respeto y cariño.

Varias instituciones, encabezadas por la Sectorial de Cultura Municipal de Santa Clara, se sumaron al homenaje en el que no faltó la música de la Orquesta de Cámara Rubén Urribarres y el trío Sedacero, y la maestría de los repentistas José Manuel Silverio y Felipe Albernas Sáez.

A propósito del aniversario, Arnaldo Toledo Chuchundegui, director de Signos, manifestó:

«Estamos editando el número 69, con el cual cerramos el año. Este 2014 ha sido muy significativo porque hicimos tres ediciones: dos regulares y una especial dedicada al ron en la cultura popular. Nos hemos puesto al día con la salida de la revista y recuperamos el local de la sede de Signos. Feijóo la ideó como un aparato de investigación que debemos potenciar, y planeamos expandir la presencia de la publicación por todo el país».

A la anterior opinión se sumó Edelmis Anoceto Vega, actual editor, quien expresó:

«Ser editor de una publicación como Signos significa una gran responsabilidad. No solo su prestigio dentro de la cultura cubana, sino porque los editores que han estado en ella —comenzando por Feijóo, Carlos Alé, René Batista, Yamil Díaz…—, han sido personas de mucha valía. Aquí debemos ir más allá del trabajo con el texto, la corrección, etcétera, porque también editar significa ser gestor y primer promotor de la publicación».

El escritor Ricardo Riverón Rojas, director de Signos de 1993 al 2010, argumentó:

«Es una revista que no te hace sufrir. Quizás puedas tener preocupaciones por aspectos de logística, pero se hace la labor con mucho agrado, porque tiene una condición salomónica. En ella están todos los intereses, espectros y expresiones de los obreros, campesinos e intelectuales… Y esa filosofía inclusiva conlleva a que los editores tengamos más trabajo del que la propia revista asimila, lo cual se disfruta por el humor que subyace en la revista, por la gracia popular que la adorna y la profundidad de los trabajos».

Alejandro Batista, el más joven del colectivo, opina que «no debemos retomar lo ya escrito o investigado, sino mantener esa memoria viva en los próximos números. El próximo paso es seguir compilando los nuevos fenómenos culturales de estos tiempos y continuar la labor de Feijóo, con la luz y el diseño que nos legó».

Han pasado 45 años, y el espíritu del Sensible Zarapico continúa cosechando tradiciones y leyendas a través de Signos, esa revista que siempre contará con el apoyo de decenas de amigos que se resignan a dejarla morir dentro de una caja. (Francisnet Díaz Rondón).

Fuente: Vanguardia

Convocatoria de la revista Signos

Friday, August 15th, 2014

La revista Signos convoca a colaborar con su próxima entrega

La revista Signos conmemora en 2014 el centenario de su fundador, el inagotable Samuel Feijóo, con un número enteramente dedicado a recoger sus múltiples facetas creadoras. Con vistas a una próxima entrega, abre su convocatoria a escritores, etnólogos, periodistas, historiadores, folcloristas, fotógrafos, dibujantes populares, artistas, de Cuba y del extranjero, a colaborar con obras relacionadas con el tema de la muerte, en sus inagotables manifestaciones: rituales, costumbres, mitología, creencias comunes, literatura oral, la lengua y sus fraseologismos, artesanías, arquitectura, etcétera.

Para el envío de colaboraciones (textos y materiales gráficos) o solicitar información, los interesados pueden comunicarse con el equipo editor de Signos a través de nuestra página de contacto.

Centenario de Samuel Feijóo. Celebraciones en San Juan de los Yeras

Wednesday, April 23rd, 2014
Casa natal de Samuel Feijóo.

La casa natal de Samuel Feijóo en San Juan de los Yeras.

Una casa, un pueblo, un homenaje al Sensible Zarapico

Samuel Feijóo estaba obsesionado con la cultura. Tanto, que en diez años editó un centenar de obras. Él solo las corregía y editaba mientras trabajaba simultáneamente en la revista Islas. Tenía una fuerza impulsora incomparable.

Publicó más de cien textos en su vida, y aunque era enemigo de la cuantificación, su centenario no ha pasado por alto para el pueblo cubano, y el villaclareño en particular. Es por ello que, en su terruño, San Juan de los Yeras, los cien años han sido festejados como hubiera querido el Sensible Zarapico.

Poner los pies en San Juan, es verlo andar por las calles empinadas en busca de historias curiosas, o en el rostro de cada guajiro que recita décimas. Es un pueblo orgulloso de custodiar la casa en la que nació y vivió. Justo allí se preservan fotos, documentos y pertenencias de Feijóo. Entre otras, resaltan sus característicos espejuelos, la inmensa mochila, y el sombrero negro que lo acompañaba en su andar por las sabanas.

Las fotos recogen gran parte de su vida: su primer amor, sus ídolos de la infancia: Ghandi y Kid Chocolate, junto a Nicolás Guillén, Alejo Carpentier, o la familia de Fina García Marruz, Cintio Vitier y su hijo Sergio. Se presenta inmortalizado en una de las instantáneas mirando absorto el paisaje. También se exponen gran parte de sus autorretratos, paisajes y dibujos.

Con el nombre de Acta de primera voluntad, el escultor Ramón Rodríguez Limonte, amigo entrañable de Feijóo, recogió una serie de ideas que dejaó escritas el poeta, y que recogen su sublime pensamiento sobre la vida, la educación y los valores morales.

Allí se lee: «Yo, Samuel Feijóo Rodríguez, ciudadano cubano, natural del ruralísimo San Juan de los Yeras; estado conyugal: apasionado amante; ocupación: poeta soñador consecuente; identidad: El Sensible Zarapico; en plenitud de facultades y con motivo de mi centenario, declaro que permaneceré en este lugar para velar por que «se eduque en la toma de: bellezas del paisaje, bondades camperas, artes populares; se enseñe a entender: la voz de las aves, el susurro de los árboles, el siseo de la lluvia, el llamado de las noches; se promueva el sueño de que algún día: no se matarán los pueblos entre sí, no se perseguirá al inocente, no habrá explotadores del ser humano, ni miseria social, ni espiritual, ni cultural, ni guerras, ni imperialismo; se atesoren mis fieles valores: ahí tengo la mente llena de pájaros, ahí tengo el monte lleno de arroyos, ahí tengo los mares, islas, distancias, ahí tengo las noches de estrellas misteriosas».

Adamelia Feijóo, su única hija, se sintió una mujer feliz hoy al entrar a la casa donde se guardan con celo los objetos donados por ella para el museo. Aparece sentada junto a su padre y su madre, Isabel Castellanos, en una de las fotos exhibidas. Su rostro no engaña, tiene el sello del Zarapico, como prefiere recordarlo. Junto a ella, también rindieron homenaje a quien se compara con la más humilde las aves, el reconocido escritor Virgilio López Lemus y Fernando Rojas, viceministro de Cultura.

Feijóo: un padre, un amigo

Cuentan que Samuel Feijóo era un hombre sin términos medios. Gustaba de escenificar las historias que narraba frente a los oyentes. Cuando se escuchaba por segunda ocasión el mismo cuento, cambiaba sobremanera la forma y el contenido, asegura Ramón Rodríguez, a quien Feijóo bautizara como «el mejor guerrero de su tribu».

«Era muy romántico, hasta platónico. Sentía un respeto muy grande hacia la mujer, una veneración. A veces escribía la palabra mujer con mayúscula. Prefería la sencillez, se inclinaba y besaba la mano de las que se ganaban su admiración. Nunca actuaba de manera irracional».

Adamelia recuerda que a su padre le gustaba llevarla de paseo con las amigas del pueblo por los campos de Cienfuegos. Les contaba historias y ellas escuchaban embelesadas, porque tenía el don de cautivar al oyente con su gestualidad. En la costa, conoció el zarapico, un pájaro de ribera, humilde, que vive en el fango pero no se ensucia.

«A pesar de todo el trabajo que realizó, nunca descuidó mi educación. Era un padre ejemplar. Ese día que conocí el zarapico, habíamos ido a cazar cangrejos y a recolectar caracolillos a la costa. Cuando voy a mostrarle la recolección, de repente, mi padre me dice que haga silencio y me muestra el ave. A mi memoria llegaron en ese momento las décimas que cantábamos en la noche. Sobre todo ese verso: en el fango está posado, el Sensible Zarapico.

«De esas excursiones surge El cangrejito Eusebio. Era muy simpático, siempre me trataba de alegrar, me llamaba Aduata. Incidió mucho en mí. Me enseño a amar la naturaleza, lo que me ha permitido afrontar los problemas en la vida. Me conmuevo al ver una mariposa, una flor…a valorar esas pequeñas cosas. Me hace feliz».

Adamelia Feijóo y Ramón Limonte.

Adamelia Feijóo y el pintor Ramón Limonte visitan la casa natal de Samuel Feijóo. (Foto: Fernando Torres)

Adamelia es artista de la plástica y se dedica a promover y preservar el legado de su padre. Trata de mantener con su obra pictórica el estilo del grupo Signos. Sobre la relación de Feijóo con la familia de Cintio y Fina comenta que fue más allá de la amistad de la que todos hablan.

«Fueron una familia, eran como hermanos. A tal punto, que su hijo Sergio visitaba a menudo a mi padre cuando pequeño, y Fina le confiaba plenamente su cuidado. Se pasaba semanas en Cienfuegos y él le enviaba telegramas a diario. Eso influenció mucho a Sergio. Yo los llamo tíos, imagínate el vínculo tan grande que tenemos.

«Mi padre era auténtico, y por eso era universal. Su irreverencia era como una máscara para crear la extensa obra. Si hubiera estado en cuanta reunión se hacía, no hubiese podido crear 146 libros ni publicado en tantas revistas. Obras valiosísimas, como las de Fernando Ortiz o Lezama Lima. No estaba loco, como muchos dicen, estaba más cuerdo que todos los que dicen estarlo».

Virgilio López Lemus, ensayista e investigador define a Feijóo como una abeja, por el poder creativo que tenía.

«No era solamente una abeja recolectora de miel, era el enjambre completo, era la reina y las obras. Pasó buena parte de su vida recolectando el saber y el cantar del pueblo. Era, sobre todo, un hombre humilde y que le gustaba romper con los cánones. Le gustaba andar con una jaba de yute porque decía que los doctores andaban con una bolsa de papeles y de silencios, en tanto que él prefería guardar los papeles en la bolsa en la que pueblo guardaba las viandas. Era respetuoso con los demás creadores y con la gente común.

«Samuel se formó a sí mismo. Fue un lector extraordinario y se formó como traductor y versionista de las lenguas del antiguo campo socialista. De modo que, leyó como pocos lo hicieron en su momento. Fue su propio formador. Tenía una cultura extraordinaria, popular, conocía todas las regiones de la cordillera de Guamuhaya y de antigua provincia de Las Villas, porque era un caminante. Decía que lo había heredado de su padre. Era intranquilo, una jiribilla. Él necesitaba de cultura popular, de la oralidad.

«La mayor parte de los genios que ha dado la humanidad, han sido irreverentes. Era muy seguro de sí mismo. Vivía para la creación constante. Nunca trabajaba para vanagloriarse, quería ser como los que amaba».

Fiesta de pueblo por un centenario

Desde este 29 de marzo y hasta el 31, día oficial de las celebraciones, San Juan de los Yeras se convierte en una plaza viva. Diferentes proyectos se encauzan para festejar con el pueblo, el centenario de Feijóo como lo hubiese deseado en vida, sin formalidades y con la preponderancia de lo popular, lo autóctono.

Entre las principales actividades, se organizaron muestras de artes, multimedias, conversatorios.

Hasta allí llegarán las compañías teatrales con puestas basadas en sus obras, como Drippy, Mejunje o el Guiñol de Santa Clara. Se exhibirá el gracioso filme Juan Quinquín en Pueblo Mocho, y jóvenes campesinos encabezarán la presentación de música tradicional del campo cubano. De forma espontánea, los repentistas lo recordarán con el guateque, y se narrarán anécdotas de su vida y cuentos de su autoría. Toda una jornada dedicada a quien enalteció lo popular y lo integró a la cultura de la nación cubana. A ese investigador, poeta, antropólogo, traductor, fotógrafo, pintor, periodista, ensayista, antimperialista, novelista, viajero, promotor cultural, editor,…«humilde cubano».

Laura Rodríguez Fuentes.
Fuente: Vanguardia

Centenario de Samuel Feijóo

Saturday, February 15th, 2014
Feria Internacional del Libro de La Habana 2014. Panel dedicado al centenario de Samuel Feijoo.

De izquierda a derecha, Adamelia Feijóo, Alpidio Alonso, Virgilio López Lemus y Anette Rodríguez. Foto: Anabel Díaz Mena.

Celebran Coloquio en la Feria Internacional del Libro
de La Habana 2014

“Creo que mi padre estaría muy feliz por el homenaje, aunque no le gustaban esas cosas. Y con toda seguridad no creo que estuviera en esta sala, sino recorriendo la Cabaña y diciéndoles a los jóvenes de hoy: “·Bienvenidos, mis siete lectores de poesía”.

De este modo definió a Granma Adamelia Feijóo, hija del insigne intelectual cubano Samuel Feijóo —cuyo centenario se celebra este año y a quien honra también la Feria del Libro— la supuesta actitud de su padre, de haber podido este imaginar el coloquio celebrado ayer, en la Sala Nicolás Guillén del recinto ferial, en recordación de su vida y obra.

Un panel integrado por los poetas Alpidio Alonso, y Virgilio López Lemus; y las editoras Anette Rodríguez (a cargo del libro El sensible Zarapico, parte final, inédita) y Eliset Godínez (de la multimedia Mitología cubana), esgrimieron sólidos argumentos que reseñaron los méritos de uno de los más versátiles escritores nuestros.

La necesidad de recolocar la obra y la figura de Samuel Feijóo, por un elemental sentido de justicia y de responsabilidad, debido a que se trata del creador de una de las mayores y más originales realizaciones espirituales en el ámbito literario que conoció el siglo XX cubano, fueron razones esgrimidas por Alonso.

“Aprovechando su prestigio y resonancia, la Feria puede contribuir considerablemente a ello, no solo ayudando a resituar a Feijóo, sino haciendo todo lo posible para darle una proyección continental, como lo amerita su obra”, apuntó, y consideró que aún “estamos muy lejos de haberle hecho justicia no solo al poeta, sino al lírico por excelencia —como lo llamó Cintio Vitier— dueño de una obra poética monumental”.

En Feijóo no solo hay miel, hay cera y toda la parafernalia creativa de una colmena, refirió Lemus, quien defendió el hecho de que muchos hubieran llamado loco al prolífero artista. Un loco que organizó una poética, se anticipó a la poesía coloquialista —sobre todo en su poema “Faz”, uno de los capitales de la literatura cubana de todos los tiempos—, que se fue por encima de la medianía.

Recordó también la cantidad de prosas artísticas, que son la parte de Feijóo más ignorada. Tocó la naturaleza del Feijóo filósofo, creativo y pensador, excepcional como artista plástico, que pintó la naturaleza y la gente dentro de la naturaleza.

También fueron presentados junto a la multimedia, los títulos Feijóo o la colmena (editorial Pablo de la Torriente), de Virgilio López Lemus; y de letras cubanas Beth-El, de Samuel Feijóo, y El sensible Zarapico, parte final e inédita, que constituye la autobiografía del escritor.

Una lluvia de pensamientos de este hombre increíble, considerado una de las figuras más emblemáticas e incomprendidas de nuestra cultura, cerraron el coloquio, en la voz de López Lemus.

Fuente: granma.cubaweb.cu

Presentación de la revista Signos, números 64 y 65, en la UNEAC nacional.

Tuesday, November 26th, 2013
Arnaldo Toledo, director de la revista Signos, presena los núimeros 64 y 65 en la sede de la UNEAC nacional, en La Habana.

Arnaldo Toledo, director de la revista Signos, y Edelmis Anoceto, editor, presentan los números 64 y 65 en la sede de la UNEAC nacional, en La Habana.

Signos asalta UNEAC Nacional

Alejandro Batista y Yandrey Lay
Foto: Yandrey Lay

Los números 64 y 65 de la revista Signos se vendieron como pan caliente durante su presentación en la Sala Villena de la UNEAC Nacional, actividad en la cual estuvo presente Adamelia Feijóo, hija del célebre folclorista y fundador de la publicación.

En pleno Vedado habanero el escritor Edelmis Anoceto Vega destacó la importancia de la Signos 64, la primera que se dedica a la creación y las tradiciones de las ciudades cubanas, entre ellas el fenómeno de las subculturas urbanas: frikis, patinadores, emos y repas, también llamados reparteros.

Adamelia Feijóo, Edelmis Anoceto y Arnaldo Toledo.

Adamelia Feijóo intercambia con Edelmis Anoceto y el doctor Arnaldo Toledo, a la derecha.

Por su parte el número 65 retoma temas característicos de la revista como el folclor y la oralidad popular, expresados en refranes, dicharachos, chistes, trabalenguas. Contiene, como curiosidad, la historia de un émulo de Juan Candela, guajiro de la Ciénaga de Zapata de pico grande para las invenciones y los cuentos estrafalarios.

Durante el intercambio con el público el doctor Arnaldo Toledo Chuchundegui, director de Signos, expresó que los mayores esfuerzos del colectivo que él preside están dirigidos a rescatar el impacto universal de la revista, creada por Samuel Feijóo en 1969 con el objetivo de dar a conocer mitologías, costumbres, narraciones orales e incluso supersticiones propias de los campos cubanos.

La revista Signos acepta colaboraciones para próximos números que estarán dedicados a tres de las primeras villas fundadas en el país (Camagüey, Sancti Spíritus y Trinidad), a la historia del tabaco y a la presencia de la muerte en el imaginario popular.

Premio Ser Fiel 2013

Friday, April 5th, 2013

Premio Ser Fiel a investigadora de cultura popular cubana

  

marta-anido-premio-ser-fiel

Por su labor en la promoción y divulgación de la cultura popular en Villa Clara, la investigadora Marta Anido se hizo acreedora del premio Ser Fiel, que otorga el CentroProvincial del Libro.

Anido expresó a la AIN su satisfacción, a propósito del galardón que reciben los continuadores de la obra del folclorista Samuel Feijóo, del cual fue amiga y compañera de trabajo durante muchos años.

Gracias a él, conocí la cultura popular y su valor para el desarrollo de las localidades; si bien tenía una formación académica, me involucré de inmediato en proyectos, como la creación de un atlas etnocultural cubano, y la recuperación de tradiciones en Villa Clara, explicó.

Producto de aquella labor investigativa y del rescate de numerosos elementos del folclor del territorio, logramos revivir espacios perdidos, como las parrandas de varios poblados, los clubes de bailadores de ritmos nacionales y fiestas de carácter religioso, o típicas de la zona, agregó Anido.

Insistió en la necesidad de que los pueblos desarrollen esa espiritualidad que garantiza la cultura, a través de la música, danza, literatura, cine o teatro, entre otras manifestaciones.

Marta Arelys Garrido, especialista en Promoción del Centro Provincial del Libro, aseguró que el jurado, compuesto por relevantes personalidades de la intelectualidad y el arte en este territorio, reconoció el imprescindible aporte de Anido a la cultura e identidad locales.

El premio Ser Fiel se entrega anualmente a una persona de trayectoria destacada en cualquiera de las facetas que cultivó Feijóo durante su vasto quehacer como editor, investigador, escritor, fotógrafo, dibujante y poeta. (Susana Hernández Martín, AIN, Villa Clara)

Fuente: cmhw.cu