Posts Tagged ‘revista Signos’

Revista Signos 63

Monday, May 28th, 2012

Signos anuncia su número 63: Eros, sexo y relajo

Eros sublime, sexo picante y relajo con orden, así es la aproximación de Signos a la naturaleza del ser nacional, con el brío de ese Hatuey primigenio que, según cantó nuestro más grandeRevista Signos 63. Ilustración de Linares. poeta popular, en los albores de la nación esperaba sobre una roca por su semidesnuda amada Guarina, mientras miraba el cielo «con un cocuyo en la mano / y un gran tabaco en la boca». Del beso nupcial al meretricio, de la pícara y metafórica palabra a la frase escatológica, de la imagen ingenua a la morbosa, de lo sensorial refinado a lo obsceno, Signos se abre sensual a esa Cuba penetrante y, en lo que el palo va y viene, se encamina nuestra revista a festejar su cumpleaños 43.

Contenido:

MANUEL MARTÍNEZ CASANOVA
Bajo el signo de Eros
JUAN RAMÓN GONZÁLEZ NARANJO
La imagen femenina en las revistas del medio siglo republicano
ALEXIS CASTAÑEDA PÉREZ DE ALEJO
Freud y los graffitis
EDUARDO GONZÁLEZ BONACHEA
Afrodisiacos y remedios criollos
JOEL SEQUEDA PÉREZ
La mujer del prójimo
LORENZO LUNAR
De Quevedo a Pepito
FRANCISCO A. RAMOS y JOSÉ M. DORTA
Criollitas: las eróticas chicas de Wilson
JORGE LUIS RODRÍGUEZ REYES
Cuba: ¿hetairismo o mito?
WILLIAMS CALERO y JORGE LUIS MEDEROS
El Club de los Tarruces: la verdadera historia
GERBIN LEY GÁLVEZ
Procesos carnales con juicio pendiente
CASPER DE JONG
El bache más hondo de Cuba
RENÉ BATISTA MORENO
Cazador de medianoche
CELESTE VALDÉS MORALES
Léxico y sexo
YOSS
Pingología básica cubana

Segunda edición de Signos en 2012

Thursday, January 5th, 2012

Convoca la revista Signos a enviar colaboraciones para edición julio-diciembre

La revista cubana Signos, fundada en 1969 por el prolífico escritor y editor cubano Samuel Feijóo, convoca a folcloristas, dibujantes populares de Cuba y el extranjero, periodistas, historiadores, escritores, fotógrafos e investigadores a colaborar con dibujos, fotografías, textos periodísticos y de ficción que se relacionen con el tema «el folclor urbano», aunque también se aceptan colaboraciones de tema libre.

La convocatoria se realiza para la edición julio-diciembre de 2012 y las colaboraciones pueden enviarse por correo electrónico.

Desde su fundación, Signos se ha mantenido apegada a su tradición monocromática y su perfil de números monográficos, semimonográficos o variados. Sus portadas han sido ilustradas por artistas de la dimensión de Wifredo Lam, René Portocarrero y Jean Dubuffet. Ha recogido en sus páginas una continua enciclopedia de la cultura popular en Cuba y otros países, así como de tendencias poéticas y gráficas modernas.

En sus raíces tradicionales la revista pone el énfasis en los rescates de procesos, tradiciones, costumbres y personajes propios de las zonas desfavorecidas por los medios y espacios institucionales que promueven la cultura en su sentido más convencional, para de esa forma darle voz y presencia a cultores y estudiosos cuyas búsquedas se centran en las llamadas periferias de lo rural, lo suburbano y las capas populares de las ciudades y pequeños pueblos.

El sitio web de la revista Signos presenta su historia y la cronología biográfica de su fundador, así como noticias, comentarios y un Índice de los número publicados durante los últimos años de su segunda época, que se encuentran disponibles para su descarga en formato PDF. Próximamente el sitio dispondrá de una página de Galería con fotografías y muestras de la creación gráfica de Samuel Feijóo, los dibujantes de su grupo Signos y otros colaboradores que continúan dando vida a su órbita estética.

Correo electrónico: anoceto68@gmail.com

 

Premio “Fernando Ortiz”

Monday, November 28th, 2011

Entrega del Premio Ser Fiel a la revista Signos.
El doctor Manuel Martínez Casanova, director de Signos, recibe el Premio “Fernando Ortiz” otorgado a la revista, de manos de Adamelia Feijóo.

Entregan el Premio Internacional “Fernando Ortiz” a la revista Signos

De jolgorio anda la vasta familia de la revista Signos, diversa y versátil si las hay, donde la sinergia entre alta y “baja” cultura es un hecho ya normativo o programático si se quiere emplear un término más rotundo.

Signos ha recibido el Premio Internacional “Fernando Ortiz”, otorgado por la Fundación homónima, que ofrenda y valida la mayoría de edad de esta publicación en el ámbito cultural cubano e internacional.

Mucho que ha bregado esa publicación: a veces en aguas tormentosas y turbias y a todo se ha sobrepuesto, retomando el camino apuntado por Feijóo de: «en la expresión de los pueblos», lema que engloba todo un programa de inclusión cultural válido y ejercido, con lógica reinterpretación, por las varias generaciones que han asumido la dirección de la revista.

En un texto publicado en la revista Esquife he apuntado:

«La revista Signos ha tenido desde sus comienzos varias etapas: hasta el número 35 fue dirigida por Samuel Feijóo, quien la capitaneaba, oficiando de director, editor, promotor, corrector de estilo, emplanador, mecanógrafo, todo desde el segundo piso de la biblioteca provincial José Martí, al costado del parque Vidal de Santa Clara, auxiliado por una secretaria y un montón de creadores como el recién desaparecido René Batista; los pintores naif del grupo Signos y otra pléyade de pintores, decimistas, cuenteros y un sinfín de oficios que como lezamianos vasos órficos le abrían a Feijóo las venas de la nación, de la cultura cubana.

«Es muy poco común que al lado de un dibujo de Wifredo Lam, Picasso, René Portocarrero, Cleva Solís o Robert Altmann aparezca en una revista un texto de un desconocido, y eso muy pocas publicaciones han tenido el placer de archivar y mucho menos de hacer normativo.

« Samuel Feijóo supo nuclear eclécticamente las voces de la llamada alta cultura con las voces de los sectores populares y en esa especie de sinergia cultural consolidó la trayectoria de esos míticos números. Detrás del aparente caos existía cierto orden que le da a esa revista el grado de sorpresa insólita que le atribuye algún crítico.

«Con la enfermedad y posterior desaparición física de Samuel Feijóo, la revista estuvo en peligro de fenecer y es justo donde se inicia su nueva época bajo la dirección de Félix Luis Viera y del editor Carlos Alé Mauri.

« Desde el año 1996 y en el número 43, asume la dirección Ricardo Riverón Rojas y es editada y coordinada alternativamente por René Batista y Yamil Díaz.

El poeta y editor Ricardo Riverón la dirigió hasta el número 59. Poco antes asumió como editor Edelmis Anoceto, y los dos números restantes han sidos dirigidos por el profesor e investigador Manuel Martínez Casanova secundado por el redactor Jesús Díaz Rojas. Desde hace unos meses se abrió un sitio web dedicado a la revista Signos, el cual fue creado y es atendido por Carlos Alé Mauri».

El 24 de noviembre de 2011 a las 3:00 de la tarde fue el día y hora señalados para el agasajo a la revista. El lugar, la Sala Caturla de la Biblioteca Provincial Martí, lugar memorable y casi sagrado para la cultura villaclareña: allí fueron honrados los restos del Che Guevara.

Allí, a lleno total, le fue entregado el Adjá, representativo del Premio, al doctor Manuel Martínez Casanova, director de la revista Signos, por la licenciada Trinidad Pérez, vicepresidenta de la Fundación Fernando Ortiz. Entre los méritos se mencionó:

«Como reconocimiento a la vida y la obra de Samuel Feijóo, su creador y principal inspirador, quien logró nuclear y motivar a un amplio conjunto de colaboradores cubanos y de otros países.

«Por el sostenido trabajo de varias generaciones de escritores, artistas populares, cuenteros, poetas, dicharacheros, dibujantes, pintores, fotógrafos y todo aquel capaz de aportar sus signos indelebles a la razón de ser de esta revista.

«Por convertirse, durante algo más de cuatro décadas, en una obra de referencia para el conocimiento de la cultura popular tradicional cubana, especialmente las tradiciones orales y resaltar sus valores patrimoniales en la memoria de la nación.

«Por la vocación de continuidad en las nuevas generaciones, así como por la capacidad de convocatoria de diversos autores de América Latina y el Caribe».

Ese premio es el más alto reconocimiento otorgado por la Fundación «Fernando Ortiz» en el campo de los estudios e investigaciones socioculturales por concepto de la obra o actividad de toda una vida y sólo se entregará por una vez a cada galardonado. Desde que se instauró en 1997 lo han recibido importantes artistas e instituciones culturales y es la primera vez que es otorgado a una publicación periódica y por demás, radicada en el interior del país.

Entre los artistas premiados anteriormente están: Argeliers León en 1998, Salvador Bueno en el 2000, Luis Beltrán Repetto, de España; Katherine Dunham, de EE.UU; y Eusebio Leal Spengler, todos en el 2005; y entre las instituciones: el Conjunto Folklórico Nacional de Cuba, en el 2008 y la ORCALC –Oficina Regional de Cultura para América Latina y El Caribe– de la UNESCO de Cuba en el 2010.

Presentes también a la hora de la entrega se encontraban Adamelia Feijóo, hija del legendario Samuel; el doctor Jesús Guanche y la mayoría de fundadores y colaboradores de la revista. Al acto le sucedió un brindis con los colaboradores e invitados en el patio de la UNEAC villaclareña.

Fue y es fiesta, celebración del signo cultural y de la singular revista Signos. (Jorge Luis Rodríguez Reyes).

Sábado del Libro de La Habana

Tuesday, November 8th, 2011

Signos: la verdadera historia.
Cubierta del libro de Silvia Padrón Jomet.

Presentan Signos, la verdadera historia en el Sábado del Libro de La Habana

Signos, la verdadera historia, de la investigadora Silvia Padrón Jomet, fue presentado el 5 de noviembre en el tradicional Sábado del libro de la Plaza de Armas de La Habana Vieja.

La obra de Padrón Jomet, uno de los Premios Fundación de la Ciudad de Santa Clara 2010, incluye testimonios fundacionales que recuperan la huella y la historia de la revista Signos y de su infatigable creador, el escritor Samuel Feijóo.

Sobre esta obra y sus aportes expresa el escritor Víctor Casaus:

“Saludo la aparición de esta ‘verdadera historia de Signos’, concebida desde la complejidad siempre necesaria y de la inmediatez y la capacidad de comunicación que este género pone en las manos de los creadores auténticos. Sí: ‘el arte es la gracia de hacer felices s los demás, como declara declara con ingenuidad y ternura una de las voces reunidas aquí. Y este libro es prueba múltiple de esa verdad compartida”.

Silvia Padrón Jomet.
Silvia Padrón Jomet recibe un reconocimiento por su obra y su labor cultural.

Silvia Padrón Jomet es escritora, editora e investigadora. Graduada de Letras por la Universidad Central de Las Villas. Diplomada de Antropología por la Fundación “Fernando Ortiz”. Diplomada de Sociología (Prácticas Culturales) y Máster en Estudios lingüístico-editoriales hispánicos, ambos por la Universidad Central de Las Villas.

Ha publicado los libros Gerardo Castellanos, agente secreto de José Martí (Editorial Capiro, 2002), Joaquín Díaz-Marrero: un guajiro que pensó en décima (Editorial Capiro, 2003) y La dimensión cultural de Samuél Feijóo (Centro de Investigaciones y Desarrollo de la Cultura Cubana “Juan Marinello”).

En 2006 obtuvo la beca de creación literaria Ciudad del Che por su proyecto de libro “Guitarras al centro de la isla”.

Ha sido merecedora de premios y reconocimientos nacionales e internacionales en eventos de investigación sociocultural y cuenta con la Medalla por los 30 años de la Academia de Ciencias de Cuba.

Sus artículos y reseñas pueden encontrarse en publicaciones impresas o digitales: La Gaceta de Cuba, La Letra del Escriba, Del Caribe, Catauro, La Jiribilla, Umbral, Ariel, Islas, Signos, entre otras.

Actualmente se desempeña como profesora de Cultura Popular y Tradiciones Rurales en el Centro de Superación Cultural de Villa Clara. (Con notas de Arístides Vega Chapú).

Museo Nacional de Bellas Artes

Tuesday, November 8th, 2011

Cubierta de la revista Signos 61.

Presentan la revista Signos en el Museo Nacional de Bellas Artes

Como un hecho trascendente se puede catalogar que la revista Signos, fundada por el singular Samuel Feijóo, fuera presentada el pasado sábado cinco de noviembre en el habanero Museo Nacional de Bellas Artes.

Signos, que alcanza ahora 61 números, ha tenido desde sus comienzos varias etapas: hasta el número 35 fue dirigida por Samuel Feijóo, quien la capitaneaba, oficiando de director, editor, promotor, corrector de estilo, emplanador, mecanógrafo, todo desde el segundo piso de la biblioteca provincial “Martí”, al costado del parque Vidal de Santa Clara, auxiliado por una secretaria y un montón de creadores como el recién desaparecido René Batista; los pintores naif del grupo Signos y otra pléyade de pintores, decimistas, cuenteros y otro sinfín de oficios que como lezamianos vasos órficos le abrían a Feijóo las venas de la nación, de la cultura cubana.

Es muy poco común que al lado de un dibujo de Wifredo Lam, Picasso, René Portocarrero, Cleva Solís o Robert Altmann aparezca en una revista un texto de un desconocido y eso muy pocas publicaciones han tenido el placer de archivar y mucho menos de hacer normativo.

Samuel Feijóo. supo nuclear eclécticamente las voces de la llamada alta cultura a las voces de los sectores populares y en esa especie de sinergia cultural consolidó la trayectoria de esos míticos números. Donde detrás del aparente caos existía cierto orden que le da a esa revista el grado de sorpresa insólita que le atribuye algún crítico.

Con la enfermedad y posterior desaparición física de S. Feijóo, la revista estuvo en peligro de fenecer y es justo donde se inicia su nueva época bajo la dirección de Félix Luis Viera y del editor Carlos Alé Mauri.

Desde el año 1996 y en el número 43 asume la dirección Ricardo Riverón Rojas y es editada y coordinada suceviamente por Carlos Alé Mauri, René Batista y Yamil Díaz.

El poeta y editor Ricardo Riverón la dirigió hasta el número 59, números antes asumió como editor Edelmis Anoceto y los dos números restantes han sidos dirigidos por Manuel Martínez Casanova, y como redactor Jesús Díaz Rojas. Desde hace unos meses se abrió un sitio web [1] dedicado a la revista Signos, el cual fue creado y es atendido por Carlos Alé Mauri.

A todos les debemos agradecer el afán por mantener vivo el legado feijoseano.

Recién acaban de otorgarle a la revista el Premio “Fernando Ortiz” (aún sin entregar) y es cuando se presenta su número 61 en el emblemático museo habanero.

El número 61, “Signos del Mar” [2], cuenta con dibujos de portada, viñetas de presentación y capitulares de Ana Lilian Lobato Rodríguez, además, bellos dibujos de aves y peces del mar del joven Arnaldo Toledo Sotolongo, aún estudiante de arquitectura y también otro acercamiento plástico, esta vez bajo la firma de Luis Ángel Leiva Vázquez, quien dibuja una especie ictiología apócrifa donde recrea las posibles imágenes de peces partiendo de la palabra PEZ: pez-te, pes-tillo, pez-cozón, pez-ón, pez-uña, pez-ado, pez-cueso, pez-eta, pez-ticida.

Además, “Signos del Mar” cuenta con más de quince textos que desde diferentes enfoques nos adentran en la cultura del mar. De ese mar que nos rodea y aprisiona en un abrazo circunscrito a múltiple lecturas: “La maldita circunstancia del mar por todas partes”… nos dice Virgilio Piñera en tan elocuente y recurrido poema.

El pontón de San Pascual, platos de mariscos, refranes, mujeres de arena, carrozas marinas, idiolectos y jergas costeras, cuentos, poemas, el polémico origen de la salsa de perro, la ciguatera y otras temáticas desbordan el número marino de esta última entrega de Signos.

Uno de los amplios pasillos del patio interior del Museo Nacional de Bellas Artes fue el lugar brindado para la presentación. Allí, en presencia de Adamelia Feijóo, hija de Samuel y un público, aunque no tan amplio, lleno de personalidades como la artista plástica Zaida del Río, se presentó este número 61.

Las palabras, fueron pronunciadas por el escritor Jorge Ángel Hernández Pérez, quien recorrió no solo el índice temático del número sino la historia de la revista. Lo acompañaban, su actual director Manuel Martínez Casanova, el actual editor Edelmis Anoceto y el también actual redactor de la revista Jesús Díaz Rojas, además del entusiasta Evelio César Piñeiro Sacerio, designado por el museo para organizar la actividad.

Antes, una talentosa narradora oral, nos recordó cómo llegaba Samuel a las tertulias de los Vitier y Eliseo en la Biblioteca Nacional y narró, emotiva y precisa, dos cuentos de Eliseo Diego que le dio un aire juglaresco a la primera parte de la presentación.

Varias veces, en el largo viaje de regreso de Ciudad de la Habana a Santa Clara, sentado a la diestra del editor Edelmis Anoceto, hablamos de la revista, de su proyección inmediata y futura: se prepara un número dedicado a Feijóo y el siguiente dedicado al erotismo, los cuales aún están abiertos a colaboradores.

Imaginé por algún rincón de aquel inmenso museo a Feijóo que por su renuencia a las fotos desistió de presentarse, al igual que algunos de los encumbrados miembros del consejo editorial residentes en la Habana, los cuales jamás sabré los motivos de sus ausencias.

Pero a él lo quise imaginar allí, escudado detrás de una de esas paredes espiando y murmurando el suceso junto a René. Sacándole lasca a los presentes y mucho más, pero mucho, a los ausentes. (Jorge Luis Rodríguez Reyes).

Notas

1. www.revistasignos.com

2. Aunque no siempre sus números fueron monográficos todos tuvieron un tema central. Este número 61 es “La cultura del mar”.

Revista Signos 61

Monday, July 4th, 2011

La revista Signos número 61 anuncia “Signos del mar”

 

La geografía nuestra determina que todos los cubanos vivamos relativamente cerca de la costa. Es por ello que viento en popa y a toda vela, Signos no se acoge al refrán «tinRevista Signos 61. Viñeta.ta de pulpo no escribe en papel» y persiste en sacar a flote las esencias de nuestra llave del golfo para que no queden allí varadas o a la deriva. Marejadas de letra y gráfica propone este número: la mar tendía o en calma, el pez grande que se come al chiquito, el que muere por la boca y se convierte en pesca’o en nevera, en sardina en lata o en aporreado; signos de la vida marítima y costera, de los pescadores de orilla y mar adentro, hombres de navegación. Origen de la vida, en fin, el mar.

Manuel Martínez Casanova / La mística fatal del agua por todas partes

Berhta Águila Guzmán / Contra viento y marea el San Pasqual

Mariana Pérez Pérez / Sustancia cósmica, el mar (en la décima)

Dibujos de Arnaldo Toledo Sotolongo.

Eduardo González Bonachea / La ciguatera, medicina y folclor

María Aleyda Hernández / Vicisitudes de una filóloga en busca del origen de la Salsa de perro

Lorenzo Lunar / Reina del Caribe

El mar canta a lo lejos / (cuento, poema, canción): Rogelio Menéndez Gallo / Emilio Comas Paret / Jorge Luis Mederos Betancourt / Joel Jover / Adolfo Martí Fuentes / Eduardo Quincoso

Tania Rodríguez Vilar / La jerga de los pescadores en Isabela de Sagua

Jesús Díaz Rojas / Refranes pescados en un latón de basura

Dibujos de Luis Ángel Leiva Vázquez .

Alexis Castañeda Pérez de Alejo / Las mujeres efímeras de Juanito Sarmiento

Alejandro Batista López / El mar en las carrozas

Sila quintana machado / De cómo Basulto se volvió mar

Alcides Rivera Hernández / Desde una aldea de pescadores

Viñetas: Ana Lilian Lobato Rodríguez.

Día del Libro Cubano

Thursday, March 31st, 2011

Lorenzo Lunar y Mirta Ibarra, en la librería La piedra Lunar.
El escritor Lorenzo Lunar junto a la actriz Mirta Ibarra en la librería La Piedra Lunar.

Samuel Feijóo y el libro cubano en La piedra lunar

En este tingo talango
de la cosa surrealista
en que Feijóo no se alista
a Anido le zumba el mango.

Empezar por el final es una de las técnicas que se usa en muchas de las buenas historias. Como hay tantas cosas buenas que contar, empezaré por el final; porque justo al final de la hermosa mañana que tuvimos con Alberto Anido, a Lorenzo le salió esa cuarteta de no sé dónde, de esa maña que tiene, ese don.

Pero ciertamente, no pudieron sus cuatro versos superar lo anterior, la llegada de los amigos: Borrell, con su respetuoso deseo de que todo nos salga bien; Leida Quesada, con sus sabios consejos; Bessi, quien obsequió a La piedra lunar algunos números del boletín cultural Guamo; Daily, nuestra curadora; Maritza Marrero, que donó a nuestro club de lectores el libro Yo Publio, de Raúl Martínez…

La llegada de Alberto Anido, con su paso lento y puntual. El delicioso café que preparó Rebeca. Y aún con todo aquello que parecía mágico, por cierta parsimonia que en algún momento percibí en el ambiente, por la perfecta manera en que todos estaban colocados a pesar del poco espacio, aún así, nada supera a Lorenzo y a Alberto Anido al lado del cuadro que este último donó a La piedra lunar, nada mejor que las manos de ambos acercándose al cristal y acercándonos a la historia que se escondía detrás de la figura; una historia terrible como tantas, pero que adquiere otra dimensión en la pintura, la dimensión de un amor bello y violento. El título: Alegoría sobre la búsqueda del amor absoluto por el camino del crimen.

La tarde vendría cargada de sorprendentes matices. Casi al cierre se presentó el número 60 de la revista Signos, Cuba viajera, y apareció en la librería el señor Patilla, ¡el último impresor de Samuel Feijóo! Llegó y pareciera que el de “alma sencilla” estuviera presente; pues, al contar anécdotas, el impresor aún le exigía a Feijóo unas alpargatas prometidas. Otras historias llegaron de la voz de Paquito. Y de Nano, quien a decir de Lorenzo es una adquisición de La piedra… Un hombre que ha bebido los libros de Feijóo, que sabe de memoria sus poemas, y nadie había dado con él. Un hombre que merece, para él solo, toda una tarde.

Así fue el día. Entre amigos que brindamos con buen ron. Entre canciones que incluyeron fragmentos de una controversia entre Justo Vega y Adolfo Alfonso. Entre las enseñanzas que nos dejó la entrevista pública que Lorenzo le hiciera a Atocha, ese show man de veintidós años que no le teme a los cristales, al filo del machete, al fuego, a las alturas, y que al hablar sobre el hambre espiritual confiesa que “cuando uno tiene hambre sale a buscar comida”, para que Lorenzo comentara:

Aquel que no corre vuela
y es duro coger la mocha
por ese este chama, Atocha,
prefirió comer candela.

Fue un día de cumpleaños especiales. Inolvidable, pero no único. Este es solo el principio, pero recordemos que muchas de las mejores historias empiezan por el final. (Lorenzo Lunar)

Revista Signos 59

Thursday, November 25th, 2010

Cubierta de la revista Signos 59.

Artes, tarecos y artilugios en el número 59 de la revista Signos

El lunes 15 de noviembre de 2010 fue presentado en la librería Pepe Medina, de Santa Clara, el número 59 de la revista Signos.

Después de los festejos por los 40 años de tributo a la cultura nacional y de amor a sus lectores y próxima a cumplir los 41, nuevos aires recorren las ávidas páginas de la revista que fundara Samuel Feijóo en noviembre de 1969.

El afán es como siempre dar a conocer el extenso dominio de nuestra creación popular tradicional.

Pluma, pincel y lente se aprestan ahora a reflejar —muestrario incompleto para pesar de revista— los disímiles «tarecos» creados por los ingeniosos cubanos del campo y la ciudad. Bajo el enunciado de «ARTES, TARECOS, ARTILUGIOS» se recogen piezas artísticas, artesanías, herramientas, ornamentos y enseres diversos que acompañan al hombre en la labor y en las horas de ocio, objetos de todo tipo sin los cuales su existencia sería inimaginable.

La revista incluye textos de divulgación, investigación, periodísticos y críticos de Joel Sequeda Pérez, Ernesto Miguel Fleites, Jesús Guanche Pérez, Teresa de Jesús Hernández Ruiz, Roberto Ávalos Machado, Yaysis Ojeda Becerra, Juan Eduardo Bernal Echemendía, Rolando González Reyes, Rogelio Menéndez Gallo y Amador Hernández Hernández, además de dibujos de Lisy

Cuba y Alejandro Batista, y una amplia muestra de la obra del fotógrafo Eridaneo Sacramento.

Las palabras de presentación estuvieron a cargo de la escritora e investigadora Silvia Padrón.